El Casco Antiguo se pronuncia: “Tourist Go Home”

Teresa Perales | Jessica Iordache | Jorge Carbajal | Carlos Rubio | Andrea Pérez | Miguel Francés

El centro histórico de Valencia es uno de los más atractivos a nivel nacional, e incluso internacional. Según explicó la primera teniente de alcalde valenciana, Sandra Gómez, la ciudad consiguió en 2017 un récord histórico de turistas, con más de dos millones de visitantes, los cuales permanecieron una media de 2’4 días en la capital, y que en su mayoría procedían de Italia, Alemania, Reino Unido y Holanda.

Fuente: propia

“No solo han venido más viajeros que nunca, sino que además se han quedado más tiempo con nosotros, ya que se ha alcanzado la cifra récord de 4,8 millones de pernoctaciones”, añadió Gómez el pasado febrero.

Este fenómeno se vincula al concepto moderno de turistificación. Pau Caparrós, profesor de Sociología en la Universidad de Valencia, define este proceso como la intensificación del turismo en las principales ciudades europeas en la última década, mediante el cual se fomenta el turismo tematizado de ciudad. Este tipo de estancias está caracterizado por viajes cortos de dos o tres días que han sido promovidos por las empresas aéreas low cost, especialmente Ryanair.

Además, Caparrós afirma que la turistificación produce cambios importantes que pueden llegar a afectar notoriamente las estructuras urbanas, como el caso de los barrios de Ciutat Vella y El Carmen, localizados en pleno casco histórico de la capital del Turia. Esta transformación puede llegar a perjudicar indirectamente a diferentes sectores de la población, como son los comercios, los vecinos y los propios turistas.

Fuente: propia

Este fenómeno moderno es un proceso a largo plazo; es decir, todavía tiene que pasar cierto tiempo para conocer si el centro histórico va a verse afectado críticamente. No obstante, es necesario añadir que el número de turistas está aumentado de manera descontrolada, de forma que los vecinos y residentes del barrio empiezan a estar descontentos por poner el bienestar de los turistas por delante del de los vecinos. Se han realizado una gran cantidad de reformas en ambos barrios, las cuales no tienen como finalidad mejorar el bienestar de los residentes. Esto tendrá una dura repercusión para la ciudadanía. Es importante ser conocedores de que se están transformando dos barrios de tradición en centros turísticos de Valencia.

Los visitantes se sienten cómodos por las facilidades que se les ofrecen, pero llegan a sentirse abrumados por el excesivo enfoque que se realiza en ellos. Las instituciones y la industria económica están tensando la cuerda excesivamente, y habrá que ver cuanto tardará en romperse.

embedded by Embedded Video

Comercios

En cuanto al comercio, los turistas tienen efectos tanto positivos como negativos. Por una parte, fomentan ciertos tipos de negocio, particularmente las franquicias conocidas internacionalmente, y aumentan sus beneficios fomentando su creciente aparición. Además, surgen tiendas dedicadas específicamente a la venta de souvenirs que favorecen la actividad económica de la ciudad. Otro sector que se ve beneficiado del turismo son los comercios artesanos y característicos del lugar, los cuales pueden aumentar sus ventas a causa de la curiosidad de los turistas por los productos típicos de la zona.

Fuente: propia

Por otro lado, la parte negativa de todo esto es la decadencia de los negocios pequeños tradicionales, como bien son zapaterías, comercios específicos de alimentación, mercerías, hornos o sombrererías. Todos ellos se ven afectados por el aumento de los turistas, los cuales necesitan otro tipo de oferta más genérica y adaptada a la masificación de visitantes.

Lola González, comerciante de la Plaza Redonda en el barrio del Carmen, expresa que ha notado los efectos de la turistificación y cree que estos repercuten positivamente en los comercios locales por el aumento de los clientes. Por el contrario, Francisco López, propietario de un horno en el barrio de Ciutat Vella, afirma que  la venta de su negocio se ha visto perjudicada dado el poco interés que suscita un comercio pequeño en medio de una zona turística.

Vecinos

Los vecinos constituyen, o constituían, una parte fundamental del centro histórico de Valencia. Otro efecto de este fenómeno es el abandono de barrios vecinales, en consecuencia de la transformación de estos en apartamentos turísticos low cost, como es el caso de la agencia Airbnb.

En primer lugar, Pedro Ramírez , vecino y director del colegio Gran Asociación en el barrio del Carmen, afirma que al lado del colegio se ha destinado un edificio entero para la estancia anual de estudiantes extranjeros, que se ven atraídos por el encanto del casco histórico. El director cree que todas las reformas que se han realizado en la última década en el barrio han favorecido su atracción turística.

En segundo lugar, Chelo García, residente en Ciutat Vella, explica que, además del vertedero formado en frente de sus casas y, que todavía hoy sigue sin eliminarse, conviven diariamente con apartamentos turísticos que a la larga llegan a resultar molestos. A pesar de que afirma no estar ni en contra ni a favor, se declina por el alquiler permanente en vez del turístico.

Fuente: propia

Carlos Pomer, presidente de una asociación de vecinos de este mismo barrio, confirma la desaparición de los comercios pequeños frente a las franquicias y destaca la homogeneización de cadenas que están dirigidas especialmente al turista. Además, se muestra preocupado por la subida de alquileres en el distrito.

Pomer destaca que el día a día se hace muy difícil por la gran masificación turística. Y aunque los vecinos que quedan siguen teniendo una relación muy estrecha, tienen pánico por el crecimiento de los apartamentos turísticos que, cada vez más, provocan el abandono de residentes locales.

“Con el turismo conviertes un tesoro, en una atracción de usar y tirar más” afirma Carlos Pomer.

A pesar de que el ayuntamiento tiene previsto aprobar un plan especial para Ciutat Vella, los vecinos piensan que el aumento de turistas en Valencia en unos años será equiparable al de Barcelona.

Turistas

El turismo es una fuente de ingresos importante en la economía española, y aún más en la valenciana. No obstante, la convivencia entre vecinos y turistas afecta también a estos, quiénes empiezan a notar desaviniencias.

Fuente: propia

Callum Brown, visitante de nacionalidad inglesa, reside durante tres días con su pareja en la ciudad de Valencia. Este admite que el barrio del Carmen y el centro histórico es maravilloso, pero que han vivido ciertos malestares. Brown afirma haber sufrido presiones por parte de locales del sector hostelero para que acudan a su restaurante. Además, explica que cree que los vecinos del barrio no están muy contentos con el turismo.

“Antes cuando estábamos paseando por la calle hemos visto un grafiti que ponía Turist go home. Eso es algo no muy agradable de ver, ¿sabes?”, expresa el turista.

Pau Caparròs

A todo este proceso de turistificación Caparrós añade y confirma que, poco a poco, los negocios tradicionales van a desaparecer ya que un cliente como los turistas no los necesitan, y que en consecuencia son las tiendas de 24 horas las que van a aumentar, dada la demanda que necesitan los visitantes.

Fuente: propia

En cuanto a sus efectos positivos o negativos, el profesor reconoce que no sabe especificar si se decantará por un lado o por otro, depende de la ciudad y del tipo de casco histórico.

“Barcelona es una ciudad que ya esta viviendo los efectos negativos de la turistificación. No obstante, no sé si confirmaros si a largo plazo va a suceder lo mismo con los barrios de Ciutat Vella y de El Carmen”, admite el experto.

Galería

Fuentes

- El País

- Fuentes propias

Escrito por miguel_frances el nov 29 2018. Archivado bajo Reportajes. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Dejar un comentario

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google
Aquí iría un anuncio vertical que no tenemos...
Acceder