Shape Of Water: El nuevo cuento de hadas

Por Tamara Barrales / Valentina Marín/ Ibrahim Bachir / Isabel Hodge

Shape of Water- Fan Art Work

Shape of Water- Fan Art Work

Si en cualquier relato de Hollywood un monstruo es sinónimo de rechazo y miedo, en la imaginación y los modos de hacer de Guillermo del Toro un monstruo podría convertirse en la criatura más hermosa del mundo.

Eso fue lo que vimos a principios de este mismo año cuando el director mexicano presentó al mundo su nuevo proyecto, The Shape of Water (La forma del agua, en español).

Este cuento de hadas propio de nuestros tiempos, pero representado con formas de hacer y pensar  propias de un siglo pretérito, mezcla espionaje, criaturas fantásticas, amor interespecie y héroes y villanos del los cuentos de siempre, para contar lo que nunca nadie se había atrevido a contar.

Cada ser humano es infinitamente diferente a todo cuanto lo rodea, pero nunca dicha diferencia debería ser motivo suficiente para que éste no sea amado.

Shape of Water es una historia de amor entre Eliza, una mujer muda encargada del aseo nocturno de unas instalaciones del gobierno, y un Hombre-Anfibio que se encuentra encerrado en las mismas instalaciones donde es víctima de diversos y crueles experimentos.

Al transcurso de la película, Eliza comienza a sentir simpatía por este este maravilloso ser y ello hace que se crea entre ambos una conexión inusual.

Es ahí cuando nuestros protagonistas, y su círculo de amigos, se ven forzados a enfrentarse a los constantes ataques del racismo, la homofobia y, sobre todo, de la intolerancia general hacia las personas que son diferentes.

El director mexicano consiguió con una gran maestría ubicar al espectador frente a un ambiente próximo a los años 60, aquella época de Guerra Fría, de espionaje armamentístico y experimentación biológica en la que John F. Kennedy y Nikita Serguéievich Jruschov eran los reyes del mundo (y su mayor amenaza).

Muy ajenos a la guerra de egos de las dos superpotencias mundiales están nuestros protagonistas conociéndose poco a poco en una secuencia de fotogramas cuya representación recuerda a la mítica película francesa Amelie y a las películas de serie B. Su historia no podría tener más detalles encandiladores para el espectador. Pero, por si eso fuera posible, Del Toro ya lo había pensado e introdujo un elemento literario que aportara mayor serenidad y melancolía al relato: la voz en off.

La cinta que se estrenó a principios de este año y costó, en comparación con lo que recaudó (no solo monetariamente, sino también en premios) relativamente poco. Veinte millones de dólares fue su coste y 64 millones su recaudación. La cifra no es baladí. Pero es que, además, si la acompañamos con los 3 premios BAFTA, los 2 Globos de Oro y los 4 Oscar, tenemos una obra maestra aclamada, no solo por la crítica, sino también por el público.

embedded by Embedded Video

La forma del agua desde dentro

Escrito por isabel hodge el nov 28 2018. Archivado bajo Ocio. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Dejar un comentario

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google
Aquí iría un anuncio vertical que no tenemos...
Acceder