Fosa 112, cimientos de una democracia

Celia Chulià, Marta García, Marta Gutiérrez, Ariadna Llobera, Esther Moncho, Maria Palau, Sergi Pau

Amnesia, amnistía y equidistancia. Estos fueron los tres puntos que caracterizaron el pacto de olvido durante la Transición Española al finalizar la Guerra Civil. Este pacto fue firmado entre los dos bandos: los sectores franquistas y buena parte de la oposición.

Se intentó digerir el impacto trágico de la guerra, a partir de la desdramatización cuantitativa, devaluando las cifras de procesados por el régimen y de muertos en la guerra.

Alegando un supuesto espíritu de consenso que favorecería una hipotética reconciliación entre españoles, se fueron dando los pasos que terminarían con la aprobación de la Constitución de 1978.

Todo esto se tradujo jurídicamente en la amnistía de todas las responsabilidades en que hubieran podido incurrir quienes cometieron graves violaciones a los derechos humanos, garantizando su impunidad. Se pretendía olvidar a todo coste.

Tan solo la movilización y presión de unos pocos partidos, sindicatos y asociaciones ciudadanas de diversa índole permitieron pequeñas y puntuales medidas en lo referente a la Memoria Histórica y a dejar de lado el pacto de olvido de las víctimas del franquismo. Pero hasta muy bien entrado el siglo XXI y después de varios gobiernos, con el socialista José Luís Rodríguez Zapatero se consigue un avance significativo.

Decoración en el cementerio de Paterna en honor a las víctimas del franquismo y la Guerra Civil. Fuente: propia

El 26 de diciembre de 2007 se aprueba la Ley de Memoria Histórica, en un “espíritu de reconciliación y concordia”, de “respeto al pluralismo y a defensa pacífica de todas las ideas”.

La ley dice, en el artículo 13:

1. Las Administraciones públicas competentes autorizarán las tareas de prospección encaminadas a la localización de restos de las víctimas [...] de acuerdo con la normativa sobre patrimonio histórico y el protocolo de actuación que se apruebe por el Gobierno [...].

2. Las Administraciones públicas, en el ejercicio de sus competencias, establecerán el procedimiento y las condiciones en que los descendientes directos de las víctimas [...] o las entidades que actúen en su nombre, puedan recuperar los restos enterrados en las fosas correspondientes, para su identificación y eventual traslado a otro lugar.

Sin embargo, la ley resultó insuficiente y muchas personas se mostraron insatisfechas, especialmente los principales afectados: los familiares de las víctimas. ¿Por qué?

La principal crítica que recibe esta ley reside en el hecho de que en ningún momento se reconoce que sea tarea del Estado la búsqueda e identificación de víctimas asesinadas durante la Guerra Civil y el Franquismo.

Desde la ONU, el Grupo de Trabajo Sobre Desapariciones Forzadas ha denunciado esta situación en varias ocasiones. La última fue en 2017, cuando el grupo elaboró un informe en el que manifestaba su preocupación en el asunto, ya que “la mayoría de las recomendaciones para que los familiares de personas desaparecidas durante la Guerra Civil y la dictadura puedan tener acceso a la verdad, a la justicia y a reparaciones” no habían sido “plenamente implementadas”.

Conmemoración a los fallecidos en el Paredón de España. Fuente: propia

En la  Convención  Internacional para la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas se establece que:

Artículo 15

Los Estados Partes cooperarán entre sí y se prestarán todo el auxilio posible para asistir a las víctimas de las desapariciones forzadas, así como en la búsqueda, localización y liberación de las personas desaparecidas y, en caso de fallecimiento, en la exhumación, la identificación de las personas desaparecidas y la restitución de sus restos.

Poco a poco, y pese a que el Partido Popular haya mostrado siempre una actitud pasiva en lo referente a la Ley, la situación empezó a cambiar. ¿Qué  pasó?

Vamos a centrarnos en el caso del País Valencià.

Una de las claves fue el cambio político que supusieron las elecciones autonómicas del 2015, que  pusieron fin al histórico y extraordinariamente largo gobierno del PP valenciano.

El Govern del Botànic (Compromís, PSPV, València En Comú y EUPV) puso en juego la Memoria Democrática como eje a trabajar, de manera que por primera vez se destinó dinero público  valenciano a la obra de exhumación de víctimas de la Guerra Civil y el Franquismo.

Aunque esto haya sido de gran ayuda, nada habría sido posible sin el trabajo que las familias llevan años haciendo. Esther López Barceló, diputada de Esquerra Unida y especializada en arqueología, destaca que “ha habido una sociedad civil organizada que no ha parado nunca de reivindicar”.  Que ahora tengamos todo esto es solamente “fruto de que las víctimas nunca han parado y llevan 40 años luchando”.

Solo en el País Valencià existen 416 fosas comunes, pero se espera que el trabajo que se está  llevando a cabo en materia de investigación haga que el número aumente a 500. De hecho, España es el segundo país del mundo con más fosas comunes, solo por detrás de Camboya.

El pasado 20 de agosto empezaron los trabajos de exhumación de la fosa 112 del cementerio municipal de Paterna, en Valencia. Este municipio es el primero en que hay constancia de un fusilamiento tras la Guerra Civil, el 3 de abril de 1939, y el segundo con más fusilados en la posguerra.

Cementerio de Paterna. Fuente: propia

Se trata de la octava exhumación que se realiza en este camposanto y la novena que se promueve desde la Diputación de Valencia. Estos trabajos comenzaron con la esperanza de encontrar alrededor de cien personas fusiladas durante la dictadura franquista provenientes de numerosas localidades de la provincia de Valencia.

La diputada de Memoria Histórica de la corporación provincial, Rosa Pérez Garijo, explicó que la exhumación en estas fosas ha sido “una cuestión clave” para su delegación. “Nos parece una vergüenza que más de 42 años después de muerto el dictador todavía estemos iniciando la exhumación de los restos de los fusilados republicanos cuando las familias han estado durante muchos años esperando este momento, que desgraciadamente muchos ya no van a poder ver”.

Paterna se ha convertido en un “símbolo” de esta lucha, como asegura la responsable de Memoria Histórica de la Corporación provincial, Rosa Pérez Garijo (EU): “no se puede hablar de memoria histórica sin nombrar Paterna”.

En este municipio fueron asesinados 2.238 republicanos entre 1939 y 1956, en una antigua galería de tiro. En ese muro perdieron la vida no solo valencianos, sino personas de todos los rincones de España. El lugar es conocido como Paredón de España por ser la mayor fosa común del país. En él se conserva un pequeño muro donde aún se pueden ver las marcas de las balas. Está en trámite de ser declarado bien de interés cultural.

Paredón de España. Fuente: propia

Alejandro Vila, arqueólogo y uno de los directores de la exhumación de la Fosa 112, nos explicó que “el motor de todo este proceso han sido las familias, por esto, el hándicap que tenemos en el tema de la Memoria Histórica, lo que queremos toda la gente que trabajamos en esto, es que la Administración se convierta realmente en el motor de potenciar el recuerdo de las víctimas, y que no sean las familias de manera individual o colectiva las que muevan todos los procesos”.

¿Se llegará en algún momento a reconocer los crímenes cometidos durante la Guerra Civil y el Franquismo? Según Vicent Gabarda, profesor de Historia, especializado en Historia Contemporánea, “las personas humanas tenemos una visión muy rectilínea, somos incapaces de mirar hacia atrás y hacia delante al mismo tiempo. Solo nos fijamos en lo que nos interesa y dejamos de lado todo lo que es el origen o la causa de un efecto concreto. Haría falta que todo el mundo se concienciara de lo que fue la represión en conjunto, de que todos sufrieron según la medida de sus circunstancias y que todo son víctimas humanas”. Verdad, justicia y reparación.

Galería

Vídeo

embedded by Embedded Video

Fuentes

FUENTES PROPIAS:

-Vicent Gabarda Ceballán, profesor de Historia de la Universitat de València

-Alejandro Vila Gorgé, arqueólogo y uno de los directores de la exhumación de la fosa 112

-Esther López Barceló, diputada de Esquerra Unida en las Corts Valencianes

-”Vientos del Pueblo”, Miguel Hernández

FUENTES AJENAS:

-El Periódico: https://www.elperiodico.com/es/politica/20180820/exhumacion-paterna-cien-fusilados-franquismo-6995878

-El Economista: https://www.eleconomista.es/legislacion/noticias/9341751/08/18/Paterna-la-gran-fosa-comun-que-ha-roto-el-olvido-de-su-memoria-historica.html

-Valencia Plaza: https://valenciaplaza.com/paterna-el-paredon-de-espana

-El País: https://elpais.com/politica/2018/08/20/actualidad/1534783656_473822.html

-eldiario.es: https://www.eldiario.es/cv/desolvidador/Pais-Valenciano-sale-buscar-muertos_6_745835411.html

https://www.eldiario.es/sociedad/Espana-entorpeciendo-investigacion-desapariciones-ONU_0_681032081.html

https://www.eldiario.es/sociedad/ONU-impunidad-desapariciones-franquismo-Espana_0_685582224.html#informe

-ABC: https://www.abc.es/20090525/opinion-tercera/memoria-historica-transicion-20090525.html

-ONU: https://www.ohchr.org/SP/ProfessionalInterest/Pages/ConventionCED.aspx

-Memoria Histórica: https://leymemoria.mjusticia.gob.es/cs/Satellite/LeyMemoria/es/memoria-historica-522007

-Asociación para la recuperación de la Memoria Histórica: http://memoriahistorica.org.es/1-la-legislacion-de-la-transicion-configuracion-y-consolidacion-juridica-del-pacto-de-olvido/

Escrito por Esther_moncho el nov 28 2018. Archivado bajo Reportajes. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Dejar un comentario

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google
Aquí iría un anuncio vertical que no tenemos...
Acceder