La nueva paradoja social: la ultra derecha y el “cambio”

Pablo Márquez Latorre, Alejandro Rubio Martínez, Miguel Castells Gimeno, David Gandia i Albert, Álvaro Arcos Estevan, Germán Montesinos Marín.

El auge de la ultra derecha se ha convertido en uno de los fenómenos políticos y sociales más significativos de la década. Varias causas han provocado la polarización política, donde ser de un lado u otro parece más una obligación que una posición.

Término “ultra derecha”

La Real Academia Española definió el término “ultra derecha” como “derecha política de ideología extremista”. Del mismo modo, la RAE ha indicado el término fascismo como “un movimiento social y político de carácter totalitario que se desarrolló en Italia en la primera mitad del siglo XX, y que se caracterizaba por el corporativismo y la exaltación nacionalista“.

La ultra derecha en Europa

Tras cerrar una de las etapas más negras de la historia con la finalización de las dictaduras fascistas de Hitler, Mussolini y Franco, todo parecía que el camino hacia un futuro mejor partía de una democracia donde no parecían tener cabida pensamientos e ideologías polarizadas. Desde inicios de siglo, minorías con pensamiento de ultra derecha y ultra izquierda habían peleado por conseguir una minoría parlamentaria que solo en algunos casos como Alba Dorada en Grecia o Forza Nuova en Italia habían conseguido. Fuente: La Vanguardia.

Fue en Austria en el año 2000 cuando el primer gobierno ultraderechista con Norbert Hofer ascendió al poder. El partido Libertad de Austria (FPÖ) basó sus ideas en una clara xenofobia, homofobia y con un prominente pangermanismo. El descontento y la debilidad de la izquierda en Europa fue clave en el auge de otros partidos de ultra derecha como el Frente Nacional dirigido por Jean-Mari Le Pen consiguió un sorprendente segundo puesto en las elecciones de 2002 que traería como conclusión la vigencia de la ultra derecha en los países más importantes de Europa.

Austria y Francia fueron los países donde el auge de la ultra derecha comenzó a abrirse un hueco importante en el panorama político. Tras ellos, Grecia con el partido Aurora Dorada; Finlandia, con el partido Auténticos Finlandeses; Suecia, con el movimiento Demócrata; Países Bajos, con el Partido por la Libertad; el Partido Radical en Serbia y más recientemente el partido Forza Ninove de Bélgica son ejemplos de partidos políticos que han conseguido abrirse un hueco importante en el parlamento de su respectivo país.

VOX y la ultra derecha en España

Uno de los partidos de la extrema derecha que más éxito ha cosechado en los últimos años es Vox. El partido se fundó el 12 de diciembre de 2013 con la intención de reunir el voto de toda la derecha descontenta debido a la mala gestión del PP, es decir, tenían como finalidad ser una alternativa para la derecha.

Fue en 2014 cuando se presentaron a los medios de comunicación a través de una rueda de prensa. Entre los protagonistas de la misma se encontraba el hoy reconocido líder del partido, Santiago Abascal, además de Cristina Seguí, José Antonio Ortega Lara, José Luis González Quirós e Ignacio Camuñas.

El partido no se presentó a unas elecciones generales de España hasta 2015, donde tan solo obtuvo un 0,23% de los votos, cifra insuficiente para lograr representación en el Senado. Sin embargo, tres años después la cifra de afliados a Vox ha crecido de una forma espectacular, un hecho que se ve reflejado en el Congreso que realizó el partido en Vistalegre donde reunió a 9000 personas, entre ellas personas célebres como el escritor Fernando Sánchez Dragó o el periodista Hermann Terstch.

embedded by Embedded Video

YouTube Direkt

De esta manera, parece obvio que Vox es un claro reflejo del auge de la extrema derecha en una sociedad descontenta por las malas gestiones de la derecha en sus años de mandato. El auge es preocupante, pero citando a Alberto Garzón, todavía estamos a tiempo de remediarlo, ya que “el fascismo es como un cáncer, que cuando está poco evolucionado es muy fácil tratarlo pero muy difícil diagnosticarlo y cuando ha evolucionado es muy fácil diagnosticarlo y muy difícil tratarlo”.

La ultraderecha en España se ha visto envuelta en un auge estos últimos tiempos, pero esto no se debe a un renacimiento o resurgir del fascismo, sino que el fascismo nunca se fue. Con la muerte de Franco y la caída de su régimen, el fascismo quedó enfrentado y fragmentado. Muchos de los que apoyaban la dictadura decidieron abandonar posturas tan radicales y tratar de alcanzar el poder mediante el nuevo sistema democrático.  A raíz de esto, surgieron, surgen y seguirán surgiendo asociaciones y/o partidos políticos que tienen de base ideas o posturas de extrema derecha que pueden llegar a considerarse fascistas.
La mayoría de estos partidos basan sus ideas en la creación de un estado español nacionalsocialista y unitario (como España 2000, el Partido Nacional Republicano, La Falange o Alternativa Española). Existen también partidos con ideas aún más radicales como puede ser el partido Estado Nacional Europeo que pretenden establecer un régimen nacionalsocialista en toda Europa.  La mayoría de estos partidos no tienen o disponen de participación en el congreso y se dedican, por tanto, a actuar en el ámbito local.
Estos partidos no disponen del apoyo suficiente ya que los partidos como PP y Ciudadanos han estado atrayendo al espectro de derechas del electorado. Ahora, muchos votantes descontentos de estos partidos han decidido depositar su confianza en los planteamientos más extremos de estas formaciones políticas como VOX.

La ultra derecha en América

No existen muchas diferencias en cuanto a los motivos del auge de la extrema derecha en Europa y en América. Un hartazgo general de las políticas que se venían llevando a cabo hasta el momento y la corrupción de los gobiernos han hecho que el pueblo busque un cambio, y es ahí donde la demagogia característica de la ultra derecha entra en escena para ganar los votos de los ciudadanos inconformes con el modus operandi de los gobiernos actuales.

Entre el desconcierto y políticos corruptos aparece como el candidato salvador y limpio el ultra derechista Jair Bolsonaro. El líder del Partido Social Liberal sacó un 46% de los votos en la primera vuelta de las elecciones generales en Brasil, y tendrá que sacar un mejor resultado para llegar al poder de un país sacudido por la crisis económica y la corrupción. Aupado por el respaldo público de personalidades tan importante para la sociedad brasileña como Ronaldinho o Rivaldo, un candidato machista, homófobo y xenófobo tiene serias oportunidades de subir al poder.

Otro ejemplo del auge de la extrema derecha en el mundo sería EEUU. Donald Trump llegó al poder en enero de 2017 contra todo pronóstico después de realizar una campaña electoral llena de escándalos y considerada xenófoba y misógina. El presidente de los EEUU encontró los votos en la parte conservadora del país, quienes compartían su opinión poniendo a los estadounidenses como “lo primero”. De esta manera, consiguió vencer a Hillary Clinton. La candidata no tenía la opinión pública a su favor y esto acabó pasándole factura en las elecciones.

Una vez EEUU asimiló que una campaña xenófoba había conseguido vencer salió a la calle para mostrar su descontento con la decisión, pero el pueblo había hablado y Trump no dudó en intentar poner en práctica todas las promesas electorales. Su primera promesa fue levantar un muro de 1.600 kms en la frontera con México para frenar la inmigración ilegal, el coste del muro sería de 8.000 millones de dólares, por lo que pretendía que México ayudara a financiarlo. También pretendió negar la entrada al país a los musulmanes y crear un registro oficial de los musulmanes estadounidenses.
Otra de sus ideas consistía en legalizar las arma de fuego, a pesar de que en EEUU mueren 92 personas al día a causa de estas armas. Además, bajó los impuestos con un tope del 15% -en 2016 los impuestos eran del 40%-. Todo esto son ejemplos de que el auge de la extrema derecha existe y hay que erradicarlo, pues ha llegado ya al país más influyente del mundo.
Responsabilidad de los medios de comunicación

El auge de la ultra derecha está plenamente vinculado a los partidos políticos que la representan. Sin embargo, gran parte de la culpa del auge de este movimiento extremista recae sobre los medios de comunicación.
Los medios han influido negativamente en la sociedad a la hora de tratar las noticias que venían de la extrema derecha, ya que les atribuían demasiada importancia y difundían su programa. A la hora de difundir su programa y tratar tanto sus noticias, una parte de la sociedad ha interpretado estos comportamientos extremos como aceptados. Como conclusión, el auge de la extrema derecha se atribuye, entre otros factores, a los medios de comunicación.
Escrito por Pablo_Marquez el oct 17 2018. Archivado bajo Reportajes. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0. Los comentarios y pings están cerrados por el momento.

Comentarios cerrados

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google
Aquí iría un anuncio vertical que no tenemos...
Acceder