Enanos y gigantes, la SÚPERvivencia del más grande

Mercado Central. Imagen propia.

:: Eva Joli Serrano, Raquel Barba Martinez, Selena Badenas Llibrer, Paula Márquez Bonet, Carmen Martínez Vidal y Alba García Nieto

Las diferencias entre las grandes superficies de supermercados, las tiendas especializadas y familiares de barrio, y los mercados tradicionales son cada día mayores, con un claro ganador entre los tres competidores: los supermercados, algo en lo que todos coinciden. Las tiendas tradicionales continúan abriéndose paso en la economía y demuestran qué es lo que las diferencia de las cadenas y por qué hay clientes que siguen confiando en ellas ante la nueva situación del mercado, que es más notable cada día.

Puesto cerrado en el Mercado del Cabanyal. Imagen propia.

A partir de la crisis económica de 2008 ha crecido la diferencia entre los mercados pequeños y las grandes cadenas de supermercados. Estas grandes empresas han reemplazado a los negocios, como bares o tiendas familiares, que cerraron durante esta época.  Los consumidores han dejado de lado las tiendas especializadas, como pueden ser el horno o la frutería de la esquina, o los mercados tradicionales, para comprar en las grandes cadenas donde todos estos productos se encuentran prácticamente a menos de un pasillo de distancia. “Que la gente trabaje fuera de casa y tenga cada vez menos tiempo libre ha favorecido el auge de los supermercados. Ya no tiene tiempo de ir a una carnicería, a una pescadería… Aquí lo puede encontrar todo junto”, afirma Pilar Gómez, directora de tienda de una de estas grandes superficies. Al preguntar a los dueños de distintos negocios sobre esta preferencia de las cadenas, la respuesta que se repite: la falta de tiempo de las nuevas generaciones, que hacen la compra al terminar su jornada laboral y quieren llegar cuanto antes a casa. El asunto de los horarios es objeto de debate para los consumidores, los propietarios y los sindicatos. La progresiva liberalización de los horarios ha permitido que algunos de estos supermercados permanezcan abiertos hasta mucho más tarde que los pequeños comercios, llegando a permanecer disponibles para el público durante dieciocho o incluso veinticuatro horas al día, y permaneciendo abiertos en domingos y festivos. Los sindicatos luchan contra esto, ya que aseguran que afecta al derecho de conciliación entre la vida laboral y personal de los trabajadores. Han llegado a convocar manifestaciones ante la apertura de supermercados con esta clase de horarios.

Supermercado. Fuente: El Independiente

Los datos son siempre favorables a las grandes superficies comerciales. En 2015, el informe Balance y Perspectivas Gran Consumo confirmó una concentración del mercado, mostrando que el 52,9% de las ventas en España las realizan las diez cadenas de supermercados más importantes. Situó como la mayor a Mercadona, con un 22,1% del total, y una importante brecha con la segunda, Carrefour Hiper, que contaba con un 7,7%. Según datos ofrecidos por Niesel, en 2016 había más de 10.000 supermercados, frente a los 23.000 negocios independientes que quedaban. Un gran contraste con los datos de finales de los años 80, donde había menos de 2.000 supermercados y casi 100.000 tiendas tradicionales.

Mercado del Cabanyal. Imagen propia.

Los propietarios de los pequeños negocios destacan otra diferencia: la calidad de los productos, frescos y locales, no importaciones. Sobre los del supermercado, sin embargo, Pilar Gómez asegura que “ellos están especializados en los productos frescos, perecederos y nosotros en eso y también en el autoservicio y el resto de alimentación. Nosotros recibimos camiones todos los días con mercancía”. Estos negocios cercanos y locales no se encuentran únicamente separados por las calles, sino que también se encuentran bajo un mismo techo en los mercados tradicionales de las ciudades, aunque, como defiende Gómez, “todos son necesarios en el ámbito comercial”.

La mayoría de los vendedores de los mercados tradicionales coinciden en que estos puestos ofrecen muchas ventajas, tanto para el consumidor como para el dueño. No se trata ya sólo de la mayor calidad del producto y la gran variedad de oferta entre las que permite escoger este tipo de mercados, sino también del trato cliente-vendedor del que tanto presumen estos puestos.

Exteriores del Mercado Central. Imagen propia.

A pesar de todos estos beneficios, los mercados municipales hoy en día atraviesan una mala etapa que precisa de algunos esfuerzos y actualizaciones por parte de estos para favorecer la adaptación a esta nueva era. Algunos de estos requisitos esenciales para impulsar estos negocios son: la necesidad de adaptarse a las nuevas necesidades de los clientes, es decir, tratar de adecuarse a un perfil de consumidor más joven que hoy día no tiene costumbre de comprar en estos mercados; la modernización de las infraestructuras; la introducción de APPs que agilicen la compra y mantengan informado al cliente de las últimas novedades; el servicio a domicilio de los productos; o la flexibilización de los horarios, es decir, la apertura por las tardes.

Algunos de estos requisitos son factibles, pero otros, como el tema de los horarios, son mucho más difíciles de alcanzar, sobre todo para unos negocios que han de competir con las grandes cadenas de supermercados, que día a día van ganando terreno a los pequeños comercios.

Los mercados de Valencia cuentan con muchos años de historia. Entre los más populares se encuentran el Mercado Central, el Mercado de Ruzafa o el Mercado del Cabañal.

Mercado Central

Mercado Central. Imagen propia.

El Mercado Central está localizado en la plaza Ciudad de Brujas, y está considerado como una de las obras maestras del modernismo valenciano, el cual se comenzó a construir en 1914. Este mercado agrupa a casi 300 pequeños comerciantes que ocupan 1.219 puestos creados en origen. Es el mayor centro europeo dedicado a la especialidad de productos frescos, y el primer mercado del mundo que en 1996 informatizó sus ventas e inició un servicio de distribución a domicilio. Sus puestos ofrecen alimentos como pescados, mariscos, frutas, carnes y embutidos tanto para consumo doméstico como para abastecer a importantes restaurantes de Valencia.

En la actualidad, el Mercado Central es un importante foco económico en Valencia, tanto por la gran actividad de los comerciantes como por las numerosas visitas que recibe y los actos que se organizan.

Una de las innovaciones que ha incorporado el Mercado Central es su colaboración con la plataforma Amazon Prime Now para la venta online de productos de alimentación. Además, este mercado incluye algunos restaurantes gourmet, como el Ricard Camarena Restaurant, un reconocido establecimiento que cuenta con 1 Estrella Michelin y 3 Soles Repsol.

Mercado de Ruzafa

Mercado de Ruzafa. Imagen propia.

La finca donde hoy se halla el Mercado de Ruzafa de Valencia fue edificada en el siglo IX, por Abd Allah al-Balansi. Sin embargo, el mercado no fue construido hasta 1957. Este está situado en el núcleo del barrio de Ruzafa, frente a la iglesia barroca de San Valero y San Vicente Mártir.

En la actualidad, este es uno de los barrios más característicos de Valencia, conocido por ser todo un centro cultural y artístico en el que  se concentran gran cantidad de bares, cafés y restaurantes de gran calidad.

El mercado consta de 180 titulares con casi 600 puestos de venta. Entre sus negocios cuenta desde con puestos de comida de otros países, como mejicana o japonesa, a puestos más tradicionales, como pescaderías, carnicerías, panaderías y fruterías.

Mercado del Cabanyal

Mercado del Cabanyal. Imagen propia.

El Mercado del Cabanyal fue inaugurado en 1958. Se trata de un recinto situado frente a la calle de Martí Grajales y Marino Sirera, que agrupa más de 400 puestos de venta, entre los que destaca la calidad de sus pescaderías. Sin embargo, uno de los problemas a los que se enfrenta este mercado es al abandono de las paradas. Esto se debe a que algunas de ellas quedaron vacías tras la jubilación de sus dueños y no fueron arregladas debido al propósito de hacer una zona gourmet. A pesar de ello, este proyecto está parado y se requiere que el Ayuntamiento las acondicione para poder subastarlas.

Una ventaja del Mercado del Cabanyal es que cuenta con una página web donde pone a disposición de los clientes la compra online de sus productos, además de un servicio de envío a domicilio.

Vídeo reportaje

embedded by Embedded Video

YouTube Direkt

Galería

Escrito por Selena_Badenass el oct 13 2018. Archivado bajo Reportajes. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0. Los comentarios y pings están cerrados por el momento.

Comentarios cerrados

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google
Aquí iría un anuncio vertical que no tenemos...
Acceder