Blade Runner 2049: cine no apto para el público de masas

INÉS MEDINA / FERRAN ANTEQUERA

Si hablamos de cine de ciencia ficción, no podemos obviar a afamados largometrajes como E.T. (1982), El Planeta de los simios (1968), la saga de Star Wars (1977- 2017) o Mad Max (1979- 2015). Sin embargo, también hay otra escuela de directores que renovó el género de una forma magistral huyendo, de esta forma, del tópico de cine comercial de ciencia ficción; entre estos directores, encontramos nombres como Kubrick, con 2001: Una odisea del espacio (1968), las hermanas Wachowski, con Matrix (1999), y Ridley Scott, con Blade Runner (1982). Con esta última película, Scott ideó un cine de ciencia ficción que nunca antes se había visto. 35 años después, el director Denis Villeneuve, intenta retomar el argumento de Blade Runner, el cual transmite un mensaje pesimista acerca de la imparable y vertiginosa evolución de la tecnología. Un reto complicado que este director canadiense, el cual carga a sus espaldas títulos como La Llegada , Incendies o Sicario, afronta con la cabeza bien alta.

En Blade Runner 2049 (2017), Villeneuve sigue el argumento principal del largo de Ridley Scott, aunque decide situar la acción 30 años después del final de la primera película. K, un blade runner interpretado por un contenido Ryan Gosling, intenta descubrir a lo largo de los 163 minutos del film, quién es realmente: un replicante (un robot) al cual le han implantado recuerdos artificiales o un humano cualquiera. Dentro de este hilo argumental nuclear, destacan también las interpretaciones de un soberbio Jared Leto, una correcta Ana de Armas y un siempre acertado Harrison Ford.

En cuanto a los aspectos técnicos, el cineasta canadiense se recrea de forma magistral en la fotografía de la película, la cual recuerda al tipo de paraje sórdido y devastado que Scott retrata en el universo de Blade Runner. Con esto, el director nos quiere advertir sobre el futuro devenir de una sociedad consumista y que no se preocupa por el medio ambiente. Sin duda, lo consigue.

Pese al gran valor filmográfico que tiene esta cinta del director de La Llegada, fracasó en taquilla su primera semana de estreno, ya que no consiguió unas cifras altas respecto al coste de producción de la película. En cambio, Blade Runner, tuvo un exitoso estreno y, sin embargo, unas pésimas críticas. Todo esto demuestra que este tipo de cine no se puede vender como cine comercial, como cine para masas, ya que el argumento de Blade Runner 2049 solo gustará al público más elitista y, como no, a los fans de Scott.

Galería

Escrito por inesmedina el nov 22 2017. Archivado bajo Ocio. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0. Los comentarios y pings están cerrados por el momento.

Comentarios cerrados

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google
Aquí iría un anuncio vertical que no tenemos...
Acceder