La “moda” del feminismo

Reportaje

Sara García (@saragarciac26) | Paula Lerín (@paulalerinm)  | María López (@marialdevesa) | Jana Lorenz (@JanaLorenz1994) |Esther Pérez (@EsstherPerez) | África Piqueras (@africapiqueras)

Valencia | 11.10.2017

Collage camisetas feministas :: Elaboración propia

El feminismo ha sido, como movimiento social, una de las manifestaciones históricas más significativas de la lucha emprendida por las mujeres para conseguir sus derechos. A finales del S. XIX nació el movimiento, que ha ido liberando a la mujer con el paso de los años.

Este movimiento ha introducido importantes cambios en gran parte del mundo; gracias a su influencia, las mujeres han logrado el acceso a la educación, el sufragio universal y la protección de sus derechos sexuales y reproductivos, entre muchos otros que configuran la noción de la ciudadanía en la democracia.

Moda y feminismo: de aliado a enemigo

Así, por ejemplo, en 1851, Amelia Bloomer (1818-1894) desafiaba a la sociedad con la creación de un nuevo estilo de ropa para mujeres más masculina, el estilo Bloomer, el cual prescindía de los corsés e introducía las faldas por la rodilla y los pantalones cortos. Más tarde, la francesa Amantine Aurore Lucile Dupin (1804-1876) utilizaba el seudónimo George Sand y se disfrazaba de hombre para poder introducirse en el mundo intelectual y poder ser escritora. Las Sufragistas en Inglaterra (1912), por su parte, comenzaron a luchar por el voto femenino y la posibilidad de escribir sus propias leyes también acompañadas de la moda, pues utilizaban las siglas GWM (Give Women Votes- Dad a las mujeres el voto) en sus prendas. Fue al principio del siglo XX, durante la Primera Guerra Mundial cuando las mujeres comenzaron a utilizar vestimentas de hombre para realizar los trabajos que los hombres ya no podían hacer por su marcha al frente. Y ya en 1958 apareció Mary Quants una diseñadora de moda que revolucionó la moda femenina con la invención de la mini falda, todo un signo de revolución y liberación, y un gran avance para la lucha del feminismo.

No obstante, tenemos que hacer un guiño a la década de los años 80, donde el liberalismo económico y el auge de las grandes multinacionales textiles provocaron un cambio de tuercas en el mundo de la moda, comenzaron a cosificar el cuerpo femenino en beneficio de las empresas; tacones imposibles, escotes demasiado evidentes, faldas tubo que limitan la movilidad… ¿Dejó la moda de ser un aliado feminista? La mujer que comenzaba a liberarse de ataduras, que mostraba su cuerpo con confianza y con seguridad comenzó a sentirse sumisa de este mundo, lleno de inseguridades, apariencias y sexualización.

Aún más, en los últimos años hemos podido comprobar cómo el constante aumento del consumismo y la mayor visibilidad del feminismo como lucha, ha propiciado la aparición de prendas con lemas, dibujos y frases propios del movimiento feminista en empresas multinacionales. Pero, ¿realmente ayudan estas prendas a visibilizar la lucha feminista, o se apropian de ella para ganar dinero a su costa? Podríamos pensar que se utilizan para visibilizar la lucha feminista, pero miremos más allá, más allá de sus etiquetas. ¿Qué esconden estas? ¿Quiénes son las mujeres que las confeccionan?

Esclavas de la moda occidental

Explotación infantil en las industrias textiles :: Paralelo 36 Andalucía

El sistema económico capitalista, tal y como expone el científico y sociólogo Immanuel Wallerstein, tiene como objetivo la maximización de beneficios de forma continuada en torno a una división social del trabajo que se basa en un intercambio desigual. Para ello, muchas empresas externalizan partes del proceso de producción a lugares donde la mano de obra es más barata debido a que se trata de países subdesarrollados y donde los trabajadores son desconocedores de sus derechos y libertades, como es el caso de la India, donde una gran parte de las mujeres son explotadas predominantemente por industrias textiles provenientes de dichas empresas occidentales.

De hecho, un artículo de José L. Lobo publicado en el diario El Confidencial en 2015, denunciaba que en Tamil Nadu –Estado de la India- una gran cantidad de niñas y adolescentes trabajan en condiciones que rozan la esclavitud, con salarios de 1,3 euros diarios, con 68 horas de trabajo semanales, en condiciones infrahumanas y aún más, sin ningún tipo de contrato que garantice su seguridad, derechos y libertades en industrias textiles que suministran productos a grandes firmas de moda occidental. ¿Es por tanto coherente que mujeres explotadas y sin ningún tipo de derechos ni libertades confeccionen camisetas con lemas feministas? ¿Saben acaso estas mujeres lo que es el feminismo?

“Feminismo para flacas, feminismo para guapas”

Fotografía para el proyecto Expose Proyect :: Liora K

Modelos de Victoria's Secret :: Vanity Fair

No es fácil encontrar en una tienda propiedad de las grandes cadenas de ropa, un pantalón de la talla 44 o una camisa talla XL. Incluso existen tiendas con tallas únicas, que equivalen a una talla S o M. Ellos eligen qué tipo de mujer va a llevar sus prendas, también las que decoran con lemas feministas.

En las últimas décadas, la lucha feminista se ha centrado, entre otras cosas, en la aceptación de la variedad de cuerpos que tienen las mujeres, en que cada mujer aprenda a amar su cuerpo sea cual sea y a evitar que ninguna se rechace a sí misma ni a las demás por no ceñirse a los cánones de belleza.

La industria de la moda y con ella las empresas textiles, han visibilizado como única opción válida, una mujer con unas medidas concretas. La mujer del 90-60-90, de metro setenta y cinco de estatura y no más de sesenta quilos de peso; la mujer con una piel sin marcas ni cicatrices, sin estrías ni celulitis; la mujer con un pelo perfectamente arreglado, una cara maquillada y un cuerpo sin vello. Este tipo de mujer es, al parecer, el único aceptable para gran parte de la sociedad y sin duda para las multinacionales dedicadas a la moda.

Hace unos años, comienzan a aparecer en estos establecimientos prendas con lemas propios de la lucha feministas, frases que invitan a la sororidad, puños morados en alto y mensajes de igualdad. Parece irónico, al tratarse de unas cadenas de tiendas que ni siquiera permiten vestirse con su ropa a cualquier mujer.

Por este motivo, muchas nos hemos preguntado, ¿cuál es el interés real de este repentino afán de visibilización de una lucha que no llevan a cabo? La respuesta parece clara: la mercantilización de los ideales y el lucro, con muy poca ética, de los mismos.

embedded by Embedded Video

Entrevistas

Las Lilas y Resistència Feminista opinan sobre la mercantilización del feminismo

Cuando les planteamos a los consumidores la pregunta de si son conscientes de dónde proceden estas camisetas, la mayoría dice que vienen de países poco desarrollados, por lo que han visto en la tele u oído comentar alguna vez, pero reconocen que no suelen fijarse en la procedencia de las prendas cuando las adquieren. Hablando del feminismo y la moda y la “moda del feminismo” no lo tienen tan claro. Entienden que las multinacionales están apropiándose de la lucha feminista para lucrarse, pero les parece una buena idea, en general, para visibilizar el feminismo. Quizá esa sea una de las pocas aproximaciones que tienen al mensaje feminista. Una visibilización, ¿a qué precio?

Sol Camarena y Asun Navarro durante la entrevista :: Elaboración propia

Quedamos con Asun Navarro y Sol Camarena, del colectivo feminista Las Lilas València y charlamos con ellas sobre estos temas. Ambas nos dicen que no se puede responsabilizar al consumidor de los errores que cometen las multinacionales textiles y son conscientes de que, en cierta manera, gracias a estas prendas con mensajes feministas puede haber personas que se interesen y empiecen a informarse al respecto.

Tweet de Las Lilas (@laslilasvlc)

Ellas nos explican cuáles son los métodos que utilizan para acercar a la gente el feminismo: nos hablan de charlas en institutos y de las redes sociales, pero saben que algo falla si una camiseta “made in Bangladesh” tiene más efecto que sus mensajes. Hablamos también de la hipocresía de las grandes empresas y de los rastros y tiendas locales como alternativa a las típicas cadenas de ropa. Hubo un tiempo en que la moda fue una de las armas del feminismo y les preguntamos cómo podría volver a darse una situación así. Asun y Sol nos dicen que han tenido que pensar bien esta respuesta, pero llegan a la conclusión de que en el momento en que una chica comienza a elegir su ropa por si de verdad le gusta y no por cómo le queda o por lo que cree que pensará el resto, ya está utilizando la moda en su favor y cuando consiga sentirse bien con ella misma, podrá luchar también por todas mujeres.

Miguel Escribano y Alba García durante la entrevista :: Elaboración propia

Miguel Escribano y Alba García, portavoces de Resistència Feminista, nos explican que, desde su punto de vista, feminismo y anticapitalismo son luchas que van de la mano.

Post de Facebook de Resistència Feminista

Una camiseta con el lema “Everybody should be feminist”, por ejemplo, está haciendo una “mala publicidad” al feminismo, ya que probablemente, a quien llegue este mensaje no profundizará más en el contenido y se quedará en lo que ellos llaman “feminismo burgués”. Nos dicen que si no son los colectivos feministas quienes hacen llegar el mensaje y dejan que se desvirtúe en manos de multinacionales, no conseguirán los resultados que esperan. Hablamos con ellos sobre la ética de los “gigantes textiles” y desde su colectivo lo tienen claro: ninguna empresa llega alto en un sistema capitalista por seguir una ética, sino al contrario, a base de explotación. Les preguntamos sobre las alternativas que dispone el feminismo si rechaza la “mala publicidad” de las cadenas de ropa y, como Las Lilas, nos confirman que las redes sociales son una gran herramienta, así como los talleres y manifestaciones que promueven la sororidad entre mujeres.

Posibles soluciones jurídicas a la explotación laboral femenina

Rafa Lluch durante la entrevista :: Elaboración propia

Rafa Lluch, estudiante de Derecho de la Universitat de València, nos aporta una versión jurídica sobre la explotación de la mujer llevada a cabo por las multinacionales textiles y comentó las posibles pautas políticas a seguir para conseguir una igualdad entre hombres y mujeres.

Encuesta

Relación amor-odio entre las camisetas con lemas feministas y el propio feminismo

Para conocer la opinión de una parte de la sociedad sobre dichas camisetas, realizamos una encuesta a la que se podía acceder a través de este enlace, en la cual participaron 253 personas.

El objetivo de dicha encuesta era averiguar cómo los consumidores creen que impactan estas camisetas en el feminismo y cuántos de ellos son conscientes de lo que esconden las etiquetas.

De las personas encuestadas, la mayoría han sido mujeres de entre 19 y 22 años que no consultan la procedencia de la ropa ni saben que hay tras las etiquetas, solo un 38,6% de los encuestados han asegurado saber la procedencia de las prendas, explicando que provienen de países subdesarrollados como Bangladesh o la India.

Gráfico opinión encuestados :: Elaboración propia

La gran mayoría de los encuestados opina, generalmente, que dichas empresas se apropian del movimiento feminista para aumentar las ventas e incrementar beneficios, ya que opinan que es hipócrita que fabriquen camisetas feministas mujeres explotaras en países subdesarrollados. En segundo lugar, nos encontramos con un grupo de personas que opina que, aunque sí que es verdad que las empresas se apropian del movimiento para beneficio propio, también ayudan a reivindicar mediante dichos mensajes. Y, por último, un conjunto de encuestados que alegan que las camisetas con mensajes feministas son aliadas del feminismo.

En cuanto al sexo, de 253 encuestados la mayoría han sido mujeres(71,5%) y solo un 28,5% de la participación ha sido masculina :: Elaboración propia

Aquí se puede ver que la mayoría de los encuestados tienen entre 19 y 22 años (59,7%). La menor parte está entre los 13 y 16 años de edad. Solo un 18,2% de las personas tienen más de 22 años :: Elaboración propia

En la encuesta elaborada pudimos observar como de 253 personas que participaron solo un 29,2% aseguraron consultar la procedencia de fabricación de la ropa que compran. La mayoría de las personas encuestadas no son conscientes de lo que esconden las etiquetas :: Elaboración propia

Este resultado muestra que solo un 37,6% de los 245 encuestados se dan cuenta de las condiciones bajo las que las camisetas están fabricadas. Más de la mitad (62,4%) de las personas no saben como está elaborada su ropa :: Elaboración propia

Galería

Fuentes

¿Compraríamos ropa si conociésemos su auténtica procedencia? [En línea]. La Vanguardia digital, 16 abril 2015. [Fecha de consulta: 5 octubre 2017]

ÉVOLE, Jordi. ¿Dónde está hecha tu ropa? Enséñanos tu etiqueta… de momento ni una etiqueta europea. [En línea]. Twitter, 22:59,19 febrero 2016. [Fecha de consulta… 6 octubre 2017]

GÓMEZ, Marla. Los medios sociales y el nuevo poder del consumidor. Revista Futuro, 2013, nº 161, p. 63-73. ISSN 9798-1856

GEREHOU, Moha. Qué han hecho Inditex, El Corte Inglés y Cortefiel tras las denuncias de abusos en fábricas de Asia. [En línea] El diario.es, 18 febrero 2016. [Fecha de consulta: 5 octubre 2017]

LOBO, José L. Trabajo esclavo en la India: cuatro grandes empresas españolas están en ‘la lista negra’. [En línea] El confidencial digital, 4 febrero 2015 [Fecha de consulta: 5 octubre 2017]

Maid in India. Young Dailt Women Continue to Suffer Explotaitative Conditions in India’s Garment Industry. [Amsterdam]. Centre for Research on Multinational Corporations (SOMO); India Comittee of the Netherlands (INC), abril 2012, p. 69.

WALLERSTEIN, Inmanuel. Pensar nuestra sociedad globalizada. Valencia, Tirant lo Blanch, 2010. P.41. ISBN: 978-84-98-76-906-7
19 momentos históricos en los que la moda ha impulsado el feminismo. Trendencias. [Fecha de consulta: 5 octubre 2017]

Feminismo: historia y corrientes. Mujeres en red. El periódico feminista. [Fecha de consulta: 05 octubre 2017]

Twitter y Facebook Las Lilas:

Escrito por afripiqueras el oct 11 2017. Archivado bajo Reportajes. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0. Los comentarios y pings están cerrados por el momento.

Comentarios cerrados

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google
Aquí iría un anuncio vertical que no tenemos...
Acceder