La incertidumbre en Cataluña incrementa la fuga de empresas

Inés Medina Solana | Carlos Ortigosa Arnau | Manuel Morera Andújar

Sede de CaixaBank en Barcelona (Foto: Libre Comercio).

El proceso independentista ha causado en Cataluña una situación de incertidumbre que ha provocado que numerosas empresas hayan decidido trasladar su sede social a otros lugares del Estado. La biofarmacéutica Oryzon fue una de las primeras en anunciar su marcha a Madrid “con el fin de optimizar sus operaciones y la relación con sus inversores”.

Uno de los principales motivos por los que las empresas han cambiado su sede social es la necesidad de tranquilizar a inversores y clientes tras las caídas en bolsa ocasionadas por la inestabilidad. La razón de que algunas empresas también hayan decidido trasladar su sede fiscal es evitar la duplicidad de impuestos; en Cataluña se verían en la tesitura de pagar los impuestos a la Agencia Tributaria de Cataluña (ATC) o a la Hacienda estatal. Hasta que no se consume una hipotética independencia, el impacto sobre la población será mínimo y en ningún caso comportará una deslocalización.

La pasada semana, el consejo de Banco Sabadell acordó trasladar su sede social a Alicante, al no poder permitirse quedarse fuera del Eurosistema ni bajo el paraguas del Banco Central Europeo y la Autoridad Bancaria Europea, que le posibilitan el acceso a la liquidez en euros y el sistema de garantía de depósitos, el Fondo de Garantía de Depósitos, que se perderían en el caso de completarse la secesión catalana.

CaixaBank, el principal banco catalán, también procedió a cambiar su sede a Valencia, a través del decreto ley aprobado de forma exprés por el Gobierno español mediante el cual las empresas pueden trasladar su domicilio social con la decisión del consejo, sin la necesidad de convocar una junta de accionistas.

Seis de las siete empresas catalanas del IBEX 35 han confirmado ya su traslado a otras ciudades de España. Además de los mencionados Banco Sabadell y CaixaBank, las empresas Gas Natural, Abertis, Cellnex e Inmobiliaria Colonial han mudado su sede a la capital. Otras compañías como Aguas de Barcelona, Axa, Catalana Occidente, Bimbo, Naturhouse, MGS Seguros también han decidido marcharse.

Otras empresas habían supeditado su elección de abandonar Cataluña a la proclamación de la independencia. Grupo Planeta, séptimo conglomerado editorial del mundo, ha hecho efectiva esta decisión al considerar que el presidente de la Generalidad catalana, Carles Puigdemont, declaró ayer la secesión, pese a que la suspendió segundos después. Sociedades como Freixenet, Codorniu, Renta Corporación o Idilia Foods (Colacao, Nocilla…) han estimado que Puigdemont no ha declarado realmente la independencia, por lo que todavía no han cambiado su sede.

Galería

Vídeo

embedded by Embedded Video

Escrito por manuel_morera el oct 11 2017. Archivado bajo Economía. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Dejar un comentario

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google
Aquí iría un anuncio vertical que no tenemos...
Acceder