Por ahora solo puedo pedir perdón

Sinceramente no me interesa mucho la política. Nunca lo ha hecho. No es nada «personal», sino que nunca me ha resultado atractiva. Sin embargo, como estudiante de Periodismo, no tengo otra opción, pues un elevadísimo número de las noticias diarias son sobre esta; y más todavía en estas últimas semanas que las elecciones están al caer. Personalmente no me identifico con la ideología de ningún partido, o al menos con ninguno de los mayoritarios. Simplemente veo que en algunas cuestiones concuerdo más con unos partidos y, en cambio, en otras cuestiones con otros. Pero la verdad es que no me siento aislada respecto a esto, o al menos en estas elecciones, ya que creo que muchos españoles están igual que yo. O al menos eso es lo que demuestran los sondeos, puesto que cada día indican resultados distintos. Aunque también es verdad que por eso son sondeos, porque los resultados no van a ser los acertados.

Partidos mayoritarios de las elecciones generales

Partidos mayoritarios de las elecciones generales - Fuente: Byte

Eso sí, aunque no tenga un partido como referencia de ideología y a pesar de mi corta vida como votante, sí he podido aprender algo. Y es que tanto los candidatos a la presidencia como el resto de componentes de los partidos políticos basan sus acciones en criticar y reprochar qué es lo que han dicho los otros o qué es lo que han o no han hecho los otros. Y lo peor es que esto no solo sucede en los debates -que luego hablaremos de ellos-, sino que es el pan de cada día de las noticias y los mítines. Y eso no debe ser así, lo que tienen que hacer es explicar y defender qué es lo que realmente van a hacer si ganan las elecciones, además, por supuesto, de bajar a la ciudadanía. Me explico, que se preocupen realmente por ella y que sepan lo que necesita. Aunque esto no se debería recordar, sino que debería ser algo básico.

En cuanto a los debates, no sé si de verdad han influido en la opinión pública y si ha cambiado la orientación de los votos de los indecisos. Lo que sí sé, y casi ciencia cierta, es que han servido para que las redes sociales echen humo sobre opiniones, críticas y, sobre todo, burlas.

Así que puede que dentro de un tiempo, cuando la política me interese más o cuando tenga una ideología más definida, me avergüence de este artículo. Pero mientras tanto solo puedo pedir perdón por mi ignorancia. O no.

Esther Leal

Escrito por EstherLeal el dic 16 2015. Archivado bajo Opinión. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0. Los comentarios y pings están cerrados por el momento.

Comentarios cerrados

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google
Aquí iría un anuncio vertical que no tenemos...
Acceder