Grecia decidirá en referéndum si acepta el plan de rescate de Bruselas

“Cuando Estados Unidos estornuda, el mundo se constipa”. La economía mundial tiene síntomas de que está incubando una grave gripe, y no precisamente por un estornudo yanqui. El primer ministro heleno, el socialista Yorgos Papandreu, ha anunciado que piensa someter a referéndum popular el plan de rescate que negoció la semana pasada en Bruselas con los “veintisiete” para reflotar la economía del país, y con ello calmar a los mercados de la eurozona. La noticia supuso un auténtico terremoto financiero.

Yorgos Papandreu, el pasado lunes en su comparecencia ante los medios.

Tras una reunión del Consejo de Ministros heleno y mediante una rueda de prensa convocada el pasado lunes, Papandreu dio a conocer, no sólo a la población griega, sino también a los dirigentes europeos y mundiales, su intención de realizar una consulta popular vinculante “tan pronto como sea posible”. Afirmó que existe la “posibilidad” de celebrar el referéndum antes de “enero, en diciembre”, postura que reiteró el portavoz del Gobierno, Elias Mossialos, quien concretó que tendrá lugar “justo después de que se hayan formulado los supuestos básicos del acuerdo para el rescate” de la UE.

Papandreu acordó en Bruselas con los líderes de la eurozona un plan consistente en inyectar liquidez a Grecia y condonarle 100,000 millones de euros de la deuda soberana de Atenas, así como otras medidas de ajuste a las que deberían hacer frente los ciudadanos griegos mediante sus impuestos. El líder del Movimiento Socialista Panhelénico (Pasok) sostuvo que sería “la voluntad” del pueblo heleno la que se impondrá a sus dirigentes políticos.

El primer ministro griego considera que la consulta supondrá un mensaje “claro dentro y fuera de Grecia sobre nuestro camino dentro del euro”. “La democracia está por encima de los apetitos de los mercados”, afirmó Papandreu tras el Consejo de Ministros. Si los ciudadanos votan “sí” en el referéndum, significaría que, además de que Grecia desea continuar con el euro (deseado por aproximadamente el 70% de la población), aceptarían los recortes de salarios, pensiones, derechos sociales… impuestos desde Bruselas. También señaló que serviría para reforzar la visión de la moneda europea frente al exterior.

El resultado del referéndum decidirá el futuro de Grecia en el euro.

Pero si, por contra, el resultado de las urnas es un “no” supondría que lo pactado por los gobernantes en Bruselas no se aplicaría en Grecia, que el país heleno quebraría y que sería automáticamente expulsado del euro para evitar el contagio a otros países del sur de Europa, como España e Italia. Habría una gran fuga de capitales, y la nueva moneda que tuviera que adoptar el país sufriría una gran devaluación. Por el momento, las encuestas no son nada alagüeñas: a pesar de que la mayor parte de la población es proclive al euro, el 60% se muestra en contra del paquete de rescate. Para que el referéndum sea válido, la ley griega establece que la participación ha de ser de entre un 40% y un 50% del censo. Y, seguramente, esto desencadenaría un efecto dominó de impredecibles consecuencias hasta el momento, pero que ya ha puesto en alerta a los dirigentes de la eurozona, cuyas reacciones no han tardado en llegar.

Fuentes empleadas:

Autores: Iván Sancho Muñoz y Esmeralda Tortajada Pérez

Escrito por EsmeraldaTortajada el nov 2 2011. Archivado bajo Economía. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0. Los comentarios y pings están cerrados por el momento.

1 Comentario por “Grecia decidirá en referéndum si acepta el plan de rescate de Bruselas”

  1. [...] decisión tomada por Papandreu el pasado 31 de octubre de someter a referéndum popular la aceptación o no del rescate financiero [...]

Comentarios cerrados

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google
Aquí iría un anuncio vertical que no tenemos...
Acceder